Llámenos directamente: (507)204-8450 / (507)204-8451 / (507)64806975

Consultorios Punta Pacífica. Contáctenos

La Menopausia

La Menopausia

Así como la pubertad es el periodo donde la mujer adquiere su madurez sexual y reproductora, la menopausia es la pérdida de la capacidad reproductiva. Los ovarios dejan de realizar sus dos funciones principales: producción de óvulos y secreción de hormonas. Con ello la mujer deja de tener las reglas que ha tenido durante toda la etapa fértil, entrando en otra etapa de su vida, la menopausia.

La menopausia es el cese definitivo de las menstruaciones y se entiende por tal la fecha de la última regla.

El climaterio comprende dos periodos:

Premenopausia: periodo anterior a la menopausia, tiene un ciclo difuso.
Posmenopausia: periodo de tiempo que comienza después de la última menstruación.
La perimenopausia empieza cuando comienzan las alteraciones menstruales. Es el periodo de la verdadera transición entre la madurez sexual y el cese definitivo de la función ovárica.

El cese definitivo de las menstruaciones no es brusco, generalmente empieza con irregularidades menstruales, con periodos de amenorrea, es decir con periodos sin regla, para posteriormente volver a menstruar. Por ello para hablar de menopausia debe existir un periodo entre seis a doce meses sin reglas, en edad menopáusica y con análisis hormonales que lo confirmen.

A partir de cierta edad la función de los ovarios sufre una serie de transformaciones progresivas, hasta que se llega a un total agotamiento de la reserva folicular, esto varía en cada mujer, pero se puede situar alrededor de los 40 años. Cuando se agota la reserva folicular es el momento determinante de la aparición de la menopausia, que conlleva la pérdida de la capacidad de secreción hormonal ovárica y la puesta en marcha de una serie de mecanismos de compensación.

La dotación folicular ovárica

La menopausia tiene su base en el agotamiento de la reserva folicular, lo que lleva también a que existan trastornos hormonales en la mujer debido a la falta de secreción de hormonas.

Durante toda la vida de la mujer existe un proceso de reducción folicular. A los tres años de edad se alcanza una reducción de un treinta por ciento del número de ovocitos del nacimiento, que llega a un cincuenta por ciento a los siete años de edad. Hasta llegar al agotamiento de dichas estructuras ováricas al llegar a la menopausia.

El ovario durante la menopausia

Durante el periodo reproductivo sólo uno de los folículos que iniciaron el desarrollo alcanza la madurez total, los que restan involucionan en distintos momentos del desarrollo. Durante la vida reproductora se superponen de forma continuada los fenómenos de reclutamiento, selección y atresia, es decir, el cuerpo reabsorbe los folículos que no llegan a su madurez

El proceso de atresia es continuo, durante la pubertad se ha producido una pérdida importante y el fenómeno continúa hasta el climaterio. Este hecho explicaría que las mujeres que han tomado anticonceptivos orales durante un periodo de su vida o han estado en amenorrea de origen central no presentan un retraso de la edad de la menopausia, además que la edad de la menopausia no se ha modificado en los últimos siglos.

La menopausia natural aparece coincidiendo con una reducción importante de la dotación folicular. A esta situación se llega en función de la dotación folicular inicial y del ritmo de atresia, el que se puede ver influenciado por otros factores hormonales, genéticos y tóxicos, entre los tóxicos destacan tratamientos con actínicos y quimioterapicos y el hábito del tabaco.

Cambios hormonales

En la fase previa a la perimenopausia se producen una serie de cambios que anuncian la proximidad del fracaso ovárico, es así que se detecta las modificaciones del patrón del ciclo, y el ovario presenta insuficiencia a nivel endocrino.

a) cambios del ciclo. Antes de las irregularidades de esta etapa la longitud total del ciclo se acorta, la duración media de los ciclos es de veintiséis días a los cuarenta años.
b) Cambios Ováricos. El ovario sufre tantos cambios que pierde su capacidad reproductora.

La reducción de folículos no es un fenómeno brusco es, más bien, un cambio progresivo es un proceso lento pero definitivo, puede presentarse de forma esporádica, ciclos anovulatorios de forma imprevisible.

En esta etapa hay disminución del número de ciclos ovulatorios, es decir, los ciclos menstruales se vuelven irregulares, existe deterioro de la actividad hormonal ovárica. El Hipotálamo – Hipófisis, glándulas que segregan hormonas, sufren un reajuste y hacen que la FSH aumenten, el ovario no reacciona ante esta subida de FSH, por esta razón deja producir estradiol

Durante la etapa reproductora de la mujer el folículo y el cuerpo amarillo son las fuentes más importantes de esteroides, a medida que disminuye el número de folículos y estos maduran de forma menos satisfactoria, disminuyen su producción de estrógeno y progesterona, que provocan los siguientes cambios:

• Irregularidad menstrual.
• Calores o bochornos.
• Dolor de cabeza.
• Insomnio.
• Cambios de humor.
• Depresión.
• Arrugas en la piel.
• Incontinencia de orina.
• Sequedad vaginal.
• Falta de deseo sexual.

Hasta llegar a un momento que los niveles son tan bajos que inducen a la falta menstruación y aparece la menopausia. Una vez instaurada la menopausia, los síntomas mencionados anteriormente pueden pronunciarse con mayor intensidad.

Tratamiento de los síntomas

Estos síntomas que produce la menopausia, pueden aliviarse en parte o totalmente con el uso de hormonas. En la actualidad cada paciente deberá realizarse un estudio completo que conste de: Examen clínico ginecológico, Papanicolau, ecografía ginecológica transvaginal, mamografía, perfil lipídico. Ninguna paciente deberá iniciar el uso de hormonas sin tener todos estos exámenes realizados, además debe descartarse alguna patología de mama. Se debe tener en cuenta que pacientes con antecedentes de cáncer de mama no se les aconseja realizar un tratamiento de terapia de reemplazo hormonal.

Las pacientes que iniciarán terapia de reemplazo hormonal deberán utilizar: estrógenos puros, en pacientes que no tienen útero. Estrógenos más progesterona, en mujeres que si tienen útero, para evitar el riesgo de un cáncer de endometrio.

El uso de hormonas nos disminuirá toda la sintomatología antes descrita, además que disminuirá la eliminación de calcio que normalmente se producen la menopausia.