Llámenos directamente: (507)204-8450 / (507)204-8451 / (507)64806975

Consultorios Punta Pacífica. Contáctenos

mar 12

La enfermedad silenciosa “Infección por clamidia”

La enfermedad silenciosa “Infección por clamidia”

Dr. Ricardo Mastellari M.

La clamidia es la enfermedad de transmisión sexual bacteriana reportada con mayor frecuencia en los Estados Unidos. Se calcula que todos los años se registran 2.8 millones de casos en los EE. UU.

La infección por clamidia puede ser transmitida durante relaciones sexuales vaginales, orales o anales. También se puede transmitir de madre a hijo durante el parto vaginal. Toda persona sexualmente activa puede contraer la infección por clamidia. Entre mayor número de parejas sexuales tenga la persona, mayor es el riesgo de infección.

Aunque generalmente la infección por clamidia no presenta síntomas o se manifiesta con síntomas leves, hay complicaciones graves que pueden ocurrir “en forma silenciosa” y causar daños irreversibles, como la infertilidad, antes de que la mujer se dé cuenta del problema. Esta infección también puede causar secreción en el pene de un hombre infectado.

A la infección por clamidia se le conoce como la enfermedad “silenciosa” porque la mayoría de las personas infectadas no presentan síntomas. Cuando se manifiestan, los síntomas aparecen generalmente entre 1 y 3 semanas después del contagio.

Las mujeres con síntomas podrían presentar flujo vaginal anormal o una sensación de ardor al orinar, otras mujeres presentan dolor en la parte inferior del vientre, dolor de espalda, náusea, fiebre, dolor durante las relaciones sexuales o sangrado entre los períodos menstruales. La infección clamidial del cuello uterino puede propagarse al recto ó también puede presentarse en la garganta de las mujeres y hombres que han tenido relaciones sexuales orales con una pareja infectada.

Si no es tratada, la infección puede avanzar y causar graves problemas reproductivos y de salud con consecuencias a corto y largo plazo como Enfermedad Pélvica Inflamatoria, Lesión Tubaria, entre otras. Al igual que la enfermedad, el daño que causa la clamidia es a menudo “silencioso”. El daño puede ocasionar dolor pélvico crónico, infertilidad o embarazo ectópico que puede resultar mortal. La clamidia también puede aumentar la probabilidad de adquirir la infección por el VIH, si hay exposición al virus.

Para su diagnóstico existen pruebas de laboratorio, algunas pruebas se analiza la orina y en otras se requiere que la muestra sea obtenida del cuello uterino.

La clamidia puede ser fácilmente tratada y curada con antibióticos indicados por el especialista.

La manera más segura de evitar el contagio es la abstinencia o tener una relación estable, mutuamente monógama, con una pareja a quien se le han hecho pruebas y se sabe que no está infectada. Los condones de látex en los hombres, cuando se usan de manera habitual y correcta, pueden reducir el riesgo de transmisión de la clamidia.